lunes, 8 de febrero de 2016

Punto y final

Este es el fin de El blog de Jorge. Después de más de ocho años en línea, ha llegado el final de esta aventura bloguera. Los que me habéis seguido todos estos años os habréis dado cuenta de que ya no publicaba con la misma asiduidad que antaño. Echando un vistazo a la hemeroteca del blog, era fácil comprobar esto: en abril de 2009 publiqué más de cuarenta entradas, mientras que las entradas de todo 2015 apenas llegaban a la mitad de esa cifra.

Han sido mucho los motivos que me han hecho dejar de tener interés por escribir un artículo cada día como hacía antes, a pesar de que lo he intentado en muchas ocasiones en los últimos años. Pero la falta de tiempo, las ganas de terminar la carrera y ponerme a trabajar y, sobre todo, el fallecimiento de mi madre hace apenas dos meses a causa de un cáncer me han hecho darme cuenta de que las cosas importantes de la vida quiero vivirlas a través de mis ojos, no a través de una pantalla. Por eso quizás algunos os hayáis dado cuenta también de que he desaparecido de las redes sociales y únicamente mantengo el correo electrónico -que no se puede considerar como una red social- y Whatsapp -que más que una red social es una aplicación de mensajería, y aun así no descarto deshacerme de ella próximamente-. Cada día que pasa me repugnan más las redes sociales. Prefiero tomarme una copa con mis amigos tranquilamente y disfrutarla que estar pendiente de salir bien en la foto que van a subir a Instagram y a Facebook para demostrar que tengo vida social. No me interesa para nada.

El resto del blog y Amaralonline han desaparecido para siempre. No veía muy acertado seguir pagando el servicio de hosting para un blog y una página web que llevaban meses sin actualizarse y que no tengo intención de volver a actualizar. Pero no quería irme sin dejar esta carta de despedida para que al menos los pocos seguidores que le quedasen al blog supieran qué había pasado. Han sido unos años estupendos y he aprendido mucho escribiendo este blog, sobre todo en la época en la que iba a artículo diario. Ha habido momentos fantásticos, he conocido a gente sensacional -incluso en persona posteriormente- y esos buenos momentos han superado con creces a los -pocos- malos momentos por los que he pasado con el blog, como cuando me denunció Coté.

No quiero enrollarme más. Habéis sido unos seguidores excelentes. Espero haber estado a la altura.

Un fuerte abrazo.
Jorge.

PD. Y si aún tenéis ganas de contarme algo, estoy en george480 arroba gmail punto com.
Seguir leyendo...